Bitácorade residencias artísticas

Red Cultura
Residencia / Arica y Parinacota « Volver
Residencia
Putre / Recuerdos del futuro

Del 26 de octubre al 7 de diciembre. El objetivo de la Residencia es que la comunidad educativa con la comunidad local logren participar colaborativamente en el proceso creativo de una serie de piezas de arte público. La idea es revivir, mediante el arte público, los conocimientos y experiencias ancestrales, vinculando, por medio de la transmisión de saberes y haceres ancestrales, a los más adultos/as con los/as jóvenes.

Residente
Residencia
Camilo Ortega Prieto / ZARVO

Iquiqueño de nacimiento, el artista Camilo Ortega (o Zarvo como lo apoda el street art) ha desarrollado desde temprano un realismo mágico, celebre de su naturaleza  andina/costera y de los latentes medios de comunicación. Zarvo ha sabido rescatar y sistematizar la cotidianeidad mediante murales individuales, en donde presenta mundos repletos de elementos populares, resignificando relatos de su historia.

El artista, en múltiples cruces de experiencias desarrolladas en Buenos Aires, supo encontrar las ventajas de los murales participativos, incluyendo las historias de la comunidad en acción con su estética precolombina, en donde el héroe negro, proveniente de los espacios latinoamericanos es protagonista de la diversidad del paisaje mural.

Actualmente habita en Iquique junto a una serie de murales elaborados individual y comunitariamente, los cuales se reconocen de lejos por la intensidad  de su estilo ingeniosamente festivo, los que van quedando en la memoria colectiva de los transeúntes.

Página web: www.zarvo-zarvo.blogspot.com.ar
Flickr: Zarvo

Facebook: www.facebook.com/CamiloOrtegaZARVO

Bitácora
7 de diciembre del 2015 Estábamos listos para que el sol bajara y se prendiera Recuerdos del Futuro.

Todos expectantes al atardecer, escuchábamos las palabras sabias del Yatiri Don Teófilo, disfrutábamos las armonías del conjunto musical de los niños y contemplábamos el video del proceso completo de la residencia. Muchos niños sentían vergüenza al verse en pantalla gigante, pero no dudaban en disfrutarlo y sentirse interesantes. Ahí es cuando llega la noche y las luces logran prenderse gracias al panel solar. Todo el mural iluminado y con ello las cajas de luz que contienen recuerdos especiales de los residentes de Putre, se dan aplausos espontáneos. Sensaciones de magnetismo hacia ese lugar, un espacio que pretende desde ese momento ser un lugar de encuentro entre nuevos y antiguos. Donde en un futuro se recuerde la acción de este presente vinculado a la memoria del pasado.

Les dejamos el micro Documental exhibido de la Residencia

6 de diciembre del 2015 Ya se aproximaba la última etapa.

Las luces. No era tan difícil todo, salvo que alguien anunciaba “miren todos hacia allá, vienen! vienen y no se van más” Las nubes negras: la lluvia.

En la calma de hacer bien las cosas, con gotas en la cara, empezamos a apurarnos. Truenos indicaban lluvia “brígida” decían. Pero se despejó. Y manos a la obra nuevamente.

Los niños y niñas llegaron del paseo. Cuentan que lo pasaron bacán.
Pero en poco tiempo ponen las manos en la pintura para darle término a los murales.

En tanto, llegaron algunos nuevos. Aprendieron a utilizar los stencil, otros las cámaras haciendo de registrador visual. Instalamos las luces finales, imprimimos los últimos grabados, colgamos unos cuantos pompones elaborados por los más pequeños y detallamos algunas pinturas.

5 de diciembre del 2015 Fantasías de Putre

Con la seguridad de querer jugar con la magia natural de Putre, nos fuimos directo al montaje de la obra.

Los niños se fueron de paseo y el pueblo quedo un poco más tranquilo (tranquilo más tranquilo). No estaban los inquiet@s/curios@s intentando aprenderlo todo. Pero estaban otr@s, los hijos del artista de Codpa. Mientras avanzábamos con el montaje de las matrices, los chicos deliraban con piedras felices. Unas especies de geógrafos contemporáneos.

El barro de Putre nos traía problemas, pero los secretos astutos nos ayudaban a idear más rápido las soluciones. El taladro se ponía en marcha y lográbamos -después de aplicar yeso por las capas de las paredes de adobe- instalar las matrices de xilografía que habíamos impreso. Después el proceso de la luz.

21 de noviembre del 2015 :.Trilogía para Putiri

Con rápida respiración, recorrimos -apatotados de niñxs- las calles de Putre buscando el mural del centro. Teníamos que elegirlo rápido. Y en un encuentro genuino, al unísono visualizamos el Muxsacala. Los chicos y chicas con seguridad dijeron que ese era… a nosotros nos pareció bien. Teníamos muro 3!
Mientras tanto, volvimos a la escuela a terminar el muro 1. La trilogía comenzaba a tomar fuerza visual y lxs niñxs apuntaban para cualquier lado los spray. Inevitable la exploración profunda del ojo en la pintura. Con diversas experimentaciones incluidas, terminamos el mural de la escuela. 
Con los pies de la mañana, caminamos para escuchar la reflexión del Yatiri. Ese que con brevedad te lo dice todo. A él y a unos tantos sabiondos más les entregamos una cajita luz. Un lugar chiquito, una cápsula para conservar algo que quisieran recordar en un futuro. Un lugar de memoria. Una semilla, una fotografía, hojas de coca… Ahora con ansiedad estamos atentos a su devolución y por supuesto a su contenido.

14 de noviembre del 2015 Ejercicios Putreños

En esta subida llegamos directamente, con pinturas en manos, a la escuela de Putre. Con bolsas de materiales listos para usar, nos fuimos de cabeza al muro. Lxs niñxs prendieron con tanta lata spray que cargábamos. Quedaron locos! Entonces hicimos ejercicios de grafiteros. 
Luego de empezar el frío, los últimos quisimos celebrar en la picá de la esquina. Al otro día nos tocaba taller de serigrafía. A pleno sobre las tintas, los stencil, rascletas, dibujos/diseños, mucha y agua y todos sucios. Sorprendidos con la posibilidad de reproducción, nunca pararon de imprimir. Finalmente, quedamos en juntarnos al siguiente día a pintar el mural 2, la Radio. 
Cuando llegó la hora de bajar hacia el mar, Putre estaba más cálido. Cambió un poco el tiempo, había menos nieve. Se aproximan las lluvias. Vemos más pastores. Tenemos amigxs nuevos, compramos queso de cabra, siempre.

7 de noviembre del 2015 Místicamente Putre

Reconocimiento local mediante festejos en tránsito. Encuentros cotidianos con pequeños y grandes Putreños, sus tesoros y contenciones.
Luego de conocer el paisaje general, nos toco re-vivir y festejar ritos conmemorativos que caminan por Putre.  Acompañamos procesiones como “Cristo Rey”,  en donde nos ensalzamos tal cual Putreño, y es que el ser nortinos nos hacía pertenecer fácilmente de estas ofrendas sincréticas. Luego participamos de “Día de Muertos”, en donde aparte de observar en 3era persona cómo los niños y niñas creían en el Halloween Yankee , también pudimos ser parte de las visitas y ornamentación que se ofrecían en el cementerio del pueblo. Un lugar repleto de halagos y de personas que venían de Arica a acompañar a sus muertos.  Posteriormente fuimos parte del “Pachallampe”. La cual es una ceremonia durante todo el día, organizada por los alférez y otros más comprometidos en mantener viva la tradición de la siembra de la papa.  Tubérculo base de la dieta andina.
Al mismo tiempo, a través de los talleres de muralismo y serigrafía recolectábamos con niñxs de la escuela y ancianxs yatiris, riquezas espirituales de los andes. Conversamos sobre los elementos  significativos del lugar, como; tata inti, paxi, llamitas, yerbas medicinales,  picaflor, lagartija, vicuña, huanquito,  estrellas, challar, flores, cóndor, montañas, chacana, machaq mara. Y tantos universos más.
Días mágicos protegidos por el santo de la lluvia, donde pudimos estar y ser parte de Putre. Con todo una contención sobrenatural que sólo las cumbres pueden dotar.

2 de noviembre del 2015 Conociendo Putre

Un primer encuentro con el paisaje Putreño. Memorias individuales y colectivas. Sus actores sociales y residentes habituales.

Entre cerros altibajos, Putre nos daba la bienvenida. El baile de la flamante carretera nos mostraba la antítesis del paisaje. Líneas de camiones circundaban el valle, relleno de una montaña exquisita en colores, multiflora, riachuelos y miles de piedras. Con los pies en Putre, sentimos la intensidad del frío y del sol. Un lugar semi sagrado, silencioso pero bien apropiado por la autoridad pública. Queriendo hacer amigxs, simpatizamos con quien fuese; residentes, trabajadores municipales y gubernamentales, niñxs y profesores del Liceo, perros, ovejas, cabras, todxs. Con tanta energía contábamos nuestro proyecto “Recuerdos del Futuro” y prontamente nos recibían de lo mejor. Las memorias locales comenzaban a activarse y nuestra imaginación se conectaba con la cultura Putreña.