Bitácorade residencias artísticas

Red Cultura
19 de abril del 2016 Video resumen Residencia « Volver
Región: Arica y Parinacota - Residencia: Re-presentación comunitaria de la memoria del Valle de Codpa

Les dejo el video que resume todo nuestro trabajo realizado durante la Residencia en Codpa

Más en esta Bitácora
5 de diciembre del 2015 Fin

Al día siguiente, niños, niñas y jóvenes ordenaban sus cosas para bajar. Hicimos lo mismo con materiales para la escuela y la probable continuidad de todo este trabajo. Don José Domingo quedó en la Escuela hasta conversar con el alcalde sobre la posibilidad de dejar este personaje en el museo comunitario. Finalmente, llega el bus del internado y todxs se suben en él, algunas con pena, otros con ansiedad, se acaba el año escolar.

4 de diciembre del 2015 Y así fue

El día jueves 3 de diciembre, aprovechando la finalización del año escolar y al terminar el acto institucional; sonó la banda con la diana inicial y todos los niños y niñas y jóvenes se levantaron de sus asientos y se dispusieron a invitar a sus padres, amigos y otros compañeros ¡Nos vamos al pasacalle! ¡tía me sudan las manos! ¡vamos a la comparsa! Se podía escuchar entre lxs niñxs. Y así, la banda y la comparsa recorrieron la calle principal hacia la plaza pública ante la mirada absorta de los papás y mamás y grupos de tercera edad que veían este cierre escolar. La experiencia fue total. PRONTO VIDEOS.

3 de diciembre del 2015 Se acerca el día

Todxs estamos nerviosos, felices y trabajólicxs. La señora Teresa es nuestra aguatera y alentadora, al igual que doña Filo. Niñas y niños llegan en sus momentos libres y nos ponemos de acuerdo para ensayos. Hacemos 3 ensayos generales. La suerte está echada. Es una alegría completa estar realizando esta residencia, se huele en todos la felicidad.

2 de diciembre del 2015 A varias manos

Entonces, yo subo a Chitita a la finalización del año escolar en la Escuela, donde muestran su Jacha Uru con las nuevas máscaras. Gabriela se queda en el pueblo haciendo unas sesiones de maquillaje de fantasía. José toma a los chicos de la banda y ensayan la ruta del pasacalle. Vuelvo en la tarde y comenzamos a diseñar las máscaras de zorro, de pájaros y de sirenas. Las y los niños del liceo se muestran cada vez más entusiasmados y participativos.

30 de noviembre del 2015 ¡Llegan refuerzos!

Esta semana se fue volando literalmente. El fin de semana nos quedamos adelantando detalles de algunas máscaras con los niños residentes de Codpa. El lunes por la mañana, llegó el equipo de refuerzo: Gabriela Espinosa, actriz e integrante de La Migra Teatro llegó a asistir la dirección del montaje final y a aportar desde su experiencia, en la creación de vestuarios y maquillajes. También llegó José Coronado, reconocido músico de la región a apoyar en percusión a la banda de bronces. Maravilloso. Se nos une también Álvaro Rivera, encargado de registrar todo aquello que la mente no pueda.

26 de noviembre del 2015 Y en Chitita…

Ya estamos casi listos en Chitita. Los niños tienen su danza Jacha Uru que bailaban con ponchos y con sombreros, evocando el vuelo de los cóndores. Ahora ya tienen sus máscaras. El profesor Fernando Fernández, “el profe” de la escuela, motivado como él solo, insistió en que él y la tía Ema, la tÌa de la cocina, debían hacerse también las máscaras “y perfeccionar la técnica”. Dicho y hecho. Los cóndores están listos. Nos falta el zorro y el colibrí, animalito que- DATO ROSA- es la especie más pequeña de Chile: “El colibrí de Arica”. Y además, en peligro de extinción, por lo tanto en varios colegios y agrupaciones se puede ver en ventanas y balcones bebederos especiales para ellos. El colibrí por estos lares, es también protagonista de innumerables relatos de los abuelos que cuentan que estos pequeños voladores son espíritus de familiares y amigos que te vienen a saludar.

24 de noviembre del 2015 El trabajo sigue y tod@s quieren enmascararse!

Guardaremos unos días a don José Domingo Carnavalón para que repose. Tenemos que terminarlo, hacer sus detalles, sus colores rojizos de tanto sol del valle, tenemos que ponerle sus ofrendes, sus frutas y arreglar su cuello de camisa, para que punta en blanco se presente a la comunidad.
Mientras, comenzamos a diseñar las máscaras que los mismos niños y niñas del pueblo eligieron; el zorro, un animal protagonista de muchísimos cuentos de la zona y de la vida cotidiana: ladronazo de gallinas, huevos y hasta ropa interior de las casas desde Chitita hasta Ofragía. “Aparecen en el camino con su cola gruesa”, “se comen hasta a los gatos” “me robaron los calzones” “toda la vida han estado acá los zorros, y a veces, cuando una zorra está en celo andan en manadas”… “Ellos dicen cómo va a estar el agua para el año. Si chillan arriba, bien arriba, más allá del Mal Paso, es porque va a caer aguita, sino, si chillan acá abajo o por el río, va a faltar agua”. AsÌ que los zorros deben estar.
Y la segunda votación después de don José Domingo fue la Sirena de Jaskara, lo que está muy bien pues tenemos un grupo grande de chicas entre 12 y 18 años que despusé de varios días de pasearse por la plaza con un dejo de interés pero con una adolescencia vergonzosa, llegaron en grupos para hacerse las máscaras.
Las más pequeñas, pajaritas, tendrán justamente sus máscaras de pájaros y pájaras de la zona, cantores de mañana, tarde y noche, embellecen el Valle y contribuyen a la polinización y proliferación de tanta manzana, guayaba,  mango, pacay, membrillo, naranjas, limones y ciruelas…entre otros manjares de la zona. Ellas son cantoras, divertidas, movedizas, asÌ que les quedarán muy bien.

23 de noviembre del 2015 Eric retorna a su natal Valparaíso pero nos deja un gigante para el Valle de Codpa

Eric debe volver “al sur” como se le dice acá, desde Iquique hacia abajo.
Nos deja eso sí, un tremendo muñeco que evoca a Don José Domingo Carnavalón, una especie de presencia, tata, “bueno y malo, como en la vida” que protege y vela por las comunidades. En Azapa se entierra, en precordillera no se ve y en Camarones se deja en cerros cercanos a las comunidades. Nuestra intención, con esta construcción colectiva y con la visión de niños y niñas que habitan el pueblo, de otros que viven y de los habitantes que se hicieron partícipes de alguna u otra manera, es que quede para que la comunidad lo “posea” cuando lo requiera. No faltarán los momentos: fiesta de la vendimia, carnavales, fiesta del pintatani, San Martín de Tours, y cualquier otra manifestación que reúna a la gente.

21 de noviembre del 2015 Bajando a la Eterna Primavera

Pensamos que estaríamos solos en esta gran tarea que faltaba aún terminar. Pero, en medio del día, llega un grupo de adultos mayores que luego de recorrer el pueblo, llegaron achicharrados buscando una sombra para descansar. Y los invitamos a trabajar. Así que manos meticulosas de abuelitas nos ayudaron con la creación del cabello de don José Domingo. Mientras nosotros pintábamos cara y brazos y armábamos y cosíamos y medíamos y descosíamos y volvíamos a mediar, las abuelitas hablaban felices de tantos años de historia. A veces pienso que es como estar viviendo en Macondo. Algo así, entre realismo mágico y calor, nos preparamos para bajar a Arica pues hay que ir a probar y buscar el traje que está cosiendo la señora Ana y yo tengo un montón de materiales que llevar para la segunda semana. Se nos pasa el bus fiscal. Esperamos que alguien baje y nos lleve. Pasan horas en el calor esperando que eso suceda. Finalmente pasa. Bajamos a la Eterna Primavera.

20 de noviembre del 2015 Viernes en Codpa

Es viernes y las escuelas rurales salen a las 13.00hrs y casi todos los niños bajan a Arica (es un internado). Así que sabemos que el día es corto en manos trabajando y nos ponemos las pilas. Algunos viajeros que llegan desde un crucero que paró en Arica, miran con mucho asombro y buena onda el trabajo y el pueblo. Compran vino pintatani y artesanías a doña Filo. Seguimos trabajando en el cuerpo, en los ensambles, en los retoques al rostro, se construyen las manos. Sigue habiendo harto trabajo… pero avanzamos. Más tarde, carabineros, el funcionario de la oficina del Registro Civil y Rafael, un personaje que habita siempre el pueblo, también nos comienzan a ayudar en las distintas tareas. Yo siempre termino haciendo aseo… hay mucho viento en el pueblo a ratos y la basura no debe volar porque ensucia y afea.

19 de noviembre del 2015 Vamos avanzando

Nuevamente tempranito subo por el valle recolectando niñ@s con el tío Ángel que siempre pone el mismo disco, pero que no me molesta porque es un disco propio, que grabó él y que tiene un par de temas inéditos propios del valle. Bonito. Llego a Chitita y seguimos modelando y modelando los cóndores y colibríes. El profe me cuenta mil y una historias de la zona y los niños pegan el papel maché y se aburren y se entretienen y se cansan y se vuelven a entrener. El resultado, tres cóndores que esperan luego ser pintados un colibrí a medio hacer y el otro que aún es una idea entre colibrí y abeja. La decisión se tomará la semana que viene.
Bajo, la poza me hace los mismo ojitos, pero tenemos que avanzar en el pueblo. Me voy frenando todo el camino, porque se agarra velocidad y puede ser literalmente un salto al vacío. Ya en Codpa, hay muchos más participantes y la señora Filo se agarra la cara con las dos manos y dice que es mucho trabajo y que está quedando muy bonito. Veo cómo la tía Nadia le da un beso en silencio al rostro. Ya le estamos tomando cariño. Qué alegría. La cabeza está lista y procedemos a vaciar el contenido. La mitad de los niños no entienden porqué hay que ahuecarlo. Luego, cuando la cara aparece liviana y la pueden tomar con ambas manos, entienden todo.

18 de noviembre del 2015 Nuevamente en Chitita

En base al mismo itinerario del día 1, subo a Chitita a moldear máscaras con los niños. Se motiva el profe Fernando y la tía Ema- cocinera y mamá de dos de los tres estudiantes de la escuela. Máscara para todos! Y me llevo además, rosquitas recién hechas! En el camino de vuelta, la poza de Jaskara me hace ojitos para palear el calor que pica- literal- por estos lados, mas debo bajar a Codpa, hay mucho trabajo allá! Hago un alto en Guañacagua, tomo agua y Ángel, el transportista de los estudiantes a lo largo del valle, me hace un espacio para almorzar con los adultos mayores en el comedor popular. Picante de guata y jugo de piña cocida. Saben!
Llegando a Codpa, Eric y sus secuaces, ya tienen casi listo el molde de don José Domingo. Está aprobado por casi todos los transeúntes, salvo una, que sigue pensando que es muy chino. Todos convenimos que es porque hace miles de años pasaron por el Estrecho de Bering, pero nos reservamos la hipótesis. Ahora toca el papel maché! Muchas capas y mucha cola fría y muchos dedos, ropas, caras y hasta pelo impregnado de aguacola. La ayuda se transforma en trabajo en equipo. Ya se empiezan a fromar las cuadrillas, las amigas que arman el papel, los más pequeños que lo cortan, los más grandes que lo pegan, la inspectora que retoca, y Eric comienza a armar el cuerpo con Angelo y Marco, los chicos que forman parte de la banda.

17 de noviembre del 2015 Chitita/ Codpa

Mientras mi compañero Eric comenzaba la jornada en Codpa, trabajando principalmente con nuestros contraparte Servicio País y la tía Nadia, inspectora del Liceo, yo partí con bici a cuestas del furgón escolar rural, a la localidad de Chitita, donde el profesor Fernando y los 3 niños de la escuela: Pablo, Sebastián y Gabriel. Bien, ¡quiero verlos!- ¿en serio tía?- ¡claro! y de un momento a otro, los niños se estaban vistiendo de diablos y le pedían al profe que pusiera play. Y bailaron diablada. Y luego se cambiaron la ropa y bailaron un Jacha Uru, yo boquiabierta y con una hermosa sensación de suerte de presenciar y ser parte de eso. Terminaron de bailar y agarraron las zampoñas y comenzaron a tocar y cantar. Increíbles, versátiles, divertidos y con muchas ganas de aprender y un profesor que les enseña a hacer de todo y que les fomenta el área de las tradiciones en baile, canto y prácticas cotidianas. Hagamos entonces máscaras de cóndores para el Jacha Uru y hagamos un par de colibrí para el profe y la tía de la cocina. Perfecto. Y así, empezamos con los moldes. A las 12.00 del día me despedí y partí de vuelta al pueblo en bicicleta. Entendí porqué aparecían tantas lagartijas en los relatos y dibujos de Codpa. Parecían pequeños tiranosaurios escapando del camino.
Mediodía y llego a Codpa. Ahí está Eric y sus secuaces y l@s miron@s trabajando el modelado en greda. Pasaba la señora Teresa del kiosko La Escondida. Lo miraba largo rato. No decía nada, se iba. Pasaba la señora Elba ¡no somos na tan chinos, ¿pa qué lo hace tan chino?!. Pasaba y re pasaba la señora Filomena, que vende sus artesanías en la plaza también- está bonito, ¿sabe? se parece harto a nosotros. Pasó de nuevo la señora Teresa y dijo, ¿me puedo sentar acá?- Claro que sí señora Teresa, siéntese nomás.-Ya, sírvanse, están tomando mucho sol, y nos llenaba vasos con jugo y sonrisas.
L@s niñ@s salen a las 4 de la tarde. Y ahí se arma la fiesta desordenada ayudadora frenética. Todos quieren hacer algo y eso es muy bueno pues hay trabajo para tod@s!

16 de noviembre del 2015 Comenzamos como avión

Artista invitado- Eric Estrada, artesano de muñecos gigantes.

Esta semana fue intensísima. Tenemos poco tiempo para cautivar a los niños y niñas del Liceo del pueblo de Codpa- porque todo el valle es de Codpa, me dijo la señora Elba que tiene su negocio en un container a la entradita del pueblo- así que inmediatamente el día lunes nos pusimos manos a la obra.

“Queremos hacer un gigante eligiendo a un personaje que los represente, ¿les parece dibujar a esos personajes y luego hacemos una votación ciudadana?- Sí. Ok. Empecemos: salieron zorros, lagartijas, la historia de un cura que sacaba la grasa de los panzones que se les pasaban las copas en las fiestas, la Sirena de Jaskara y don José Domingo Carnavalón. Estos dos últimos personajes marcan parte del imaginario y de las tradiciones más respetadas de la zona. La Sirena de Jaskara es una leyenda que cuenta que en una poza que se ubica en la zona de Jaskara- entre Chitita y Guañacagua- vive una sirena hermosa que aparece cuando hay luna llena y que atrae a los hombres (y sobre todo a los que andan de jarana) y los lleva al fondo de esas aguas.
Y don José Domingo Carnavalón, es un muñeco que se hace en comunidad y que en carnavales se va a buscar al cerro o cruz donde lo han dejado el año pasado. Se va a buscar como quien fuera a buscar a un familiar al otro mundo. Se va a buscar para que pase los días de fiesta en casa: observando, bendiciendo, uniendo parejas, poniendo reglas. A él también se le agasaja, se le da comida, bebida, cigarritos, se le ofrecen frutas del valle y regalos varios. A él y a la tierra se le agradecen las cosechas y se le pide buen año en la agricultura y en las relaciones. Al final de carnvales, se va en caravana a dejar a este abuelo a su sitio para que desde ahí cuide a los suyos.

Entonces con estos dibujos, salimos a las calles a armar la votación: habitantes, directora de la escuela, carabineros, maestros del camino, niños, niñas, ancianos fueron consultados y por muy poquitos votos, ganó don José Domingo Carnavalón. Muy bien. Empecemos. Desde el primer momento tuvimos buena recepción y se fueron uniendo más niños y curiosos que pasaban por la plaza. Entonces esa primera tarde de esta residencia, armamos la estructura de la cabeza y elegimos el personaje.

13 de noviembre del 2015 Reconocimiento del territorio

La semana que viene comienza la residencia artÌstica que se me ecomendó para el Valle de Codpa, Arica- Chile.

Este valle, perdido y emplazado en medio del desierto de Atacama, entremedio de rocas que parecen jurásicas y una hermosa gama de colores tierra, ocre, café y vainillas, aparece de pronto luego de unas curvas cerradas que casi, casi, marean. He ahí la magia: un valle largo alimentado por el río Vítor que luego llega al mar en la caleta de su mismo nombre. Un valle largo y estrecho pero verde verde todo el año. Sí. Se da desde guayaba y mangos hasta paltas, ciruelas y membrillos. De hecho, en épocas de Carnaval se baila “el Membrillazo” (explicaremos más adelante su significado). Seco, seco y con calor calor, se pueden ver uno que otro extranjero tomando fotos con sonrisa de oreja a oreja ante la maravilla del desierto. En una de sus cuatro calles principales, se escucha a las y los niños del Liceo ir de allá para acá, ya que al frente, está ubicada su casa semanal. Bajan los viernes por la tarde y están subiendo los lunes muy temprano desde Arica e intermedios.

Ambos Cristian de nuestro paralelo de Servicio País, nos reciben muy alegres y nos llevan al patio para presentarnos. La cara de los niños es divertida, algunos están atentos, otros quieren bajar a la playa, ya es viernes y están rotundamente cansados.

Nos ponemos de acuerdo en el uso de los espacios: Plaza pública y Escuela de Chitita, otro pueblo que está ubicado “hacia arriba” del valle, que cada vez se estrecha más y que luego, debe recorrerse a pie. Vamos a ver al profesor unidocente de la Escuela, que ya me espera hace semanas y quiere que todo se haga a tiempo y con tiempo. Se viene bueno. Con motivación multidireccional, estudiantes, profesores y allegados son más que bienvenidos.